viernes, 7 de marzo de 2014

DE MAÑANA


advierto duplicidades
planos entreverados en las venas
minas de un oro humano
conquistando simbología y espadas
frente al ventanal las nubes algo melancólicas
estacionan reubican 
un café somnoliento con leche
reloj en medio de la bruma
un pan y queso crema
arboles eruditos de flores rapaces
en el imperio de hábitos
donde hay sed
poco rocío
no sé si cada clase de abandono 
agranda el muro
diluye filosofías baratas
o incrusta alfileres momentáneos.
Tiemblo.
Zarandeo la piedra imán
en casos de urgencia es inevitable
recomenzar, otra vez el número uno.
Asoma dentro el grillo 
impaciente.
Es temprano, ojos cautivos en sí mismos
cortas palabras…
cuando salga el sol cuando despunte
hojas de pelos erizados empuñarán observaciones 
del cómo y el porque
reaparecerán formatos de guerrera almacenados. 
Unas cuantas cruzadas.



1 comentario:

Alcides Rojas dijo...

un mirada que me regala la impresión de ver detrás, o dentro de la propia mirada, una sensación de profundidad pero también de recogernos en la mente, una visión que abarca esencias