sábado, 21 de abril de 2018

1

Cuando advirtió que lo estaban siguiendo la escasa luz se tornó más oscura, era una intermitente sucesión de destellos casi imperceptibles. No había luciérnagas. Tocó su pecho como intentando calmar esos nervios depositados en la boca del estómago. Quien iba a decirle que su día, que había comenzado con un café cortado y panes con queso crema en una casa del centro, iba a convertirse en un intrincado laberinto.
Al posar los dedos sobre el esternón el aire comenzó a salir, los bostezos siempre lo habían tranquilizado y recordó que ahora se encontraba   protegido, nada podría pasarle. Tenía oculta una pirita, piedra escudo que resguarda energéticamente,  en el vértice del bolsillo derecho de su pantalón. Por eso al solo rozarla era como si su autoestima se viera fortalecida y la ansiedad se esfumara. Un día alguien creyó ver en eso una humorada. No lo era. Pensó que si el mundo abriera sus canales de percepción todo andaría mejor…

domingo, 8 de abril de 2018

QUE NO

cuando se acabe el mundo
y no exista un pétalo flotando
ni una historia contada
o por contar
las semanas solo sean ofertas acabadas
un rato, dos ratos, aquello echado
a la trituradora
la distancia esos ojos subiendo
chocando en el silencio
cuando se acabe el mundo
batallas serán agujeros negros
seres quemados en hogueras
cada hielo evaporándose
en esa raza que se comió
a si misma
ya no habrá risas en iglesias
como esas en donde tu padre nos retaba
y mas nos reíamos
apuntes en cuadernos
quedaran inadvertidos
…tantas palabras…
cierto embalaje acústico
la fosforescente costumbre
de las responsabilidades
el darse cuenta que dinamita
es explosión
bien lejos de la felicidad
importa el color de los semáforos?
si lo inesperado borra movimientos
si en el aeropuerto tiemblo
fóbica a mi propia somnolencia
a los trajes impuestos
al no retorno
a ese marcharse
a recoger la mesa
a comer sentada en una silla
cuando se acabe el mundo
no podre amarte
ni odiarte
los abrazos dejaran de existir
prefiero que no oscurezca
que no acabe

jueves, 29 de marzo de 2018

TIEMPO

las horas como un viento
que acaricia
roza la piel
hace ruido la bruma
va y viene
como nosotros
hoy inmóviles persistentes
hoy alucinando raciones de mundo
cuando la conciencia esgrime
un rumor plano
áspero
borrascas parecen huracanes
y no hay bicicletas veloces
que nos lleven al abrupto escondite
donde la mirada te encuentre
como antes
lo perdido, lo que no está
ni piedra ni papel
ni tijera
mi corazón, oleaje del insomnio
a la deriva
en un tiempo incrustado

miércoles, 14 de febrero de 2018

CINCO DE CADA DIEZ

Tomar la lapicera en el bar
como un acto instintivo
en la atmosfera hoy se ha determinado
que es el día del amor
capitalismo burocratizando espíritus
en la ciudad sitiada
el diario dice, cinco de cada diez mujeres
sufre violencia
una escalera legislativa induce al uso
de sus escalones para tonificar las piernas
escribo en medio de ecos reversibles
cinco de cada diez mujeres
sufre violencia
en los cuerpos
violencia
en las almas
todo es retazo abismo
tajo tormentas
en sus costuras tiemblan tambores
círculos se agigantan
cuando trepa la voz
desaparece el silencio

viernes, 22 de septiembre de 2017

ahí

en la cartera llevo papeles
pequeños, tickets
tarjetas de otros en donde abundan
detalles personales
número telefónico
correo electrónico
a veces alguna red social
papeles medianos
la factura demuestra
que algo hemos pagado
letras en mayúscula lo afirma
ser parte del sistema
que te deglute
están aquellos semidoblados
poemas a medio escribir
anotaciones para no olvidar
esa dirección donde se encuentra
el sueño fantástico
seña inconclusa
a la que posiblemente ignoremos
suele ocurrir que uno ignora
a pesar que los ojos se encuentran abiertos
es una cartera grande en donde se pierden
las llaves, varios juegos de lugares
en donde se es
y no
una cámara fotográfica como resguardo
para poner en marcha en el momento exacto
donde veo el mundo a mi manera
la bolsa naranja tela de avión (para las compras)
de tan mini simula ser una bolsa para las compras
enrollada
por momentos las circunstancias me pliegan
quedo presa
en los supermercados ya no hay bolsas de plástico
la billetera con fotos de dos afectos amor
rozan el documento de identidad
si te lo piden las fuerzas de seguridad en la calle
y no lo tenes, uy
estas en problemas
un libro ojeado en las esperas
pastillas de menta, pilas,
auricular sin uso
el dragón protector con cintas rojas
mirándote.
Pero el alma no está ahí.

martes, 12 de septiembre de 2017

para qué

Cuando veo el diluvio
azotando calles de Argentina
viviendas bajo el agua
y la televisión muestra el paso del huracán
en Estados Unidos
como única noticia
cuando miles de personas preguntan
donde está Santiago
y una voz desoyendo responde
“la campaña política se metió”
cuando a los pueblos originarios
los tratan con desdén
y un conductor en su programa
se encapucha
para cautivar a la audiencia
cuando ciertos intelectuales contemporáneos
quieren hacer creer que la palabra
es solo de unos pocos
demasiado humo flotando
de colores exaltados
opera corta
hasta crear su propio altar
cuando el hambre no es esa novela
de papel que leemos a medianoche
sino el drama que corroe entrañas
niños sin pan
ausencia de alimento
cuando mujeres día a día desaparecen
dementes las matan
no les importa nada
“Ni una menos” “Vivas las queremos”
cuando parar en una esquina en un banco
en una plaza frente a los ojos de todos
es encontrar personas durmiendo
cuando no hay luz ni gas
porque cortaron el servicio
ante la falta de pago
y todo es urgencia
una punzante imagen que nos desliza
detrás.
Me pregunto para qué escribo

miércoles, 6 de septiembre de 2017

NOS RESPIRA

la nariz humedece
por arte de magia
salen gotas a manera de estrías
desgastadas
es metódico como ocurre
una gota
tras
otra
primero es insignificante
cierta sensación de caños
tapados
secretos
una rotura ligera
sin darnos cuenta
suceden como horas
yéndose
confinando lo que fue
en el revuelto instante
es ahí donde caen con más fuerza
entonces los doctores le ponen nombre
sinusitis, migraña
qué es lo que come?
tiene gatos en su casa?
quizás a la fachada interna le cuesta
hacer borrón y cuenta nueva
quizás el corazón tiene alergia
y el alma llora
se moja