domingo, 4 de marzo de 2012

PROFUNDIDAD DE AULLIDO


entre mis dedos un poema
escrito o casi sin escribir
ese aullido
caen los techos adiestrados
uno a uno
sin piedad
se tambalea el rito de la vida
como una visión que desploma
el bolsillo y termina en adoquines
cíclopes de agujeros negros
dinamitan rostros
es lágrima agotada de ser lagrima…
Muchas quedan incrustadas
en la araña tenaz que las consume
hasta absorber su respiración…
Otras se convierten en alertas
mudan su embarcadero a tiempo
y destejen esa urdimbre.
Mujer viento, resiste
enseña tus dientes
aunque todo parezca noche
el sol no parpadea lluvia
matas de jazmines silvestres
en una ofensiva de puntos cardinales
al verte sonreír
libre.










3 comentarios:

Teyalmendras dijo...

Libre me deja este aullido y el nido de palbras que lo forman.

Un placer leerte.

Abrazos almendrados ;)

J. Carl Rimont. dijo...

excelente

Rosa Lía dijo...

Hermoso poema, mujer viento, pleno de aullidos de letras...
abrazos